Academia - Gabinete Psicopedagógico
                          

Blog de Ikasi

Libros de texto… ¿todavía?

16 de septiembre de 2015 

   Otro año más, hemos empezado un nuevo curso y vuelvo a ver ese trasiego incesante de padres y niños en busca de los libros de texto necesarios y obligatorios.  Me ha tocado durante varios años formar parte del grupo de padres a los que no les queda otra que “apechugar” con la lista que el centro educativo nos propone e impone. Después de investigar el mundo de los ISBN, valorar los corticoles, tirar de google e incluso intentar rescatar libros antiguos, ante la duda y la inseguridad los he comprado en el mismo centro educativo y me he vuelto para casa con la sensación de que el puñado de libros que me llevo no vale ni por asomo los más de 200 Euros que me van a descontar de mi cuenta corriente.

   Ahora mis hijos estudian en un modelo diferente, ellos crean sus propios libros de texto a lo largo del curso y no hace falta comprar libros. Voy viendo también otras iniciativas de otros centros que se internan más en el mundo de la informática, ya sea con portátiles o con tablets, y que van aprovechando para  eliminar los libros de determinadas asignaturas.

   No tengo yo nada en contra de las editoriales de libros de texto, son empresas y como tales están en su derecho de  buscar su beneficio, aunque sea a base de exprimir a los padres. Si alguien se ha preocupado de leer hasta aquí quiero que comprenda que mi llamamiento es a los profesores.  Cada vez que he tenido un grupo con el que trabajar este grupo ha sido distinto, y los materiales con los que hemos trabajado siempre han sido creados y repensados para cada grupo concreto. Pienso que no se puede hacer de otra forma, los intereses cambian de unos niños a otros, las habilidades, los temas que pueden ser de actualidad, las preocupaciones, las tecnologías… todo cambia y cada vez más rápido. Pensar que la editorial ha dado en el clavo y ha hecho el libro más adecuado para un grupo concreto de alumnos es mucho pensar.

   Entiendo que hace unos años (por lo menos veinte), no teníamos a mano los recursos para crear nuestros propios contenidos, o si los teníamos era muy costoso, pero ahora con un ordenador y una impresora láser cualquiera es capaz de crear, no un libro cualquiera, sino material pensado concretamente para esos niños con los que estoy trabajando… para esos niños que ayer se interesaron por los refugiados de una guerra o por el funcionamiento de una bicicleta; para descubrir a través de una historia como resolver esa pelea que el otro día tuvieron en el patio o para entender cómo se cocina eso que en el menú del comedor pone como “sopa minestrone” y que tiene a medio colegio temblando cuando piensan en la hora de la comida.

   En fin, que no me explico como un profesor, por más que sea recién licenciado, no tiene ya un bagaje de textos escogidos, de cuadernos propios de ejercicios, de páginas en la web donde descargar y compartir materiales con otros profesionales, como para no poder crear un material mejor y más adecuado para los niños y niñas que le han tocado este año que lo que hayan decidido las editoriales. Al que ya trabaja así mi más sincera enhorabuena, al que todavía sigue haciendo comprar a los padres libros… un tirón de orejas y mucho ánimo. Empieza este año a crear algunos materiales, busca otros en la web… y ve creando tu propia autoeditorial. Te va a dar más trabajo que mandar a los padres que compren un libro, pero tus alumnos aprenderán más y mejor.

   Eduardo Gómez Álvarez